Cumplir las normas internas aumenta la confianza del cliente. Cumplir las normas legales protege a la organización.

Una política de Compliance sólida y establecida proyecta una imagen que es una herramienta muy valiosa a la hora de competir y convencer a los clientes. Significa ética, o hacer siempre lo correcto. Significa confianza, o transparencia, responsabilidad y protección. Significa excelencia, o voluntad de ser los mejores. Significa servicio, o compromiso con los clientes y la sociedad. En un entorno cada vez más competitivo, estos acaban siendo factores clave en la diferenciación de las compañías y es la razón por la que el Chief Compliance Officer cada vez está tomando una mayor relevancia en las organizaciones de cualquier tamaño.


GESTIÓN DE RIESGOS

GESTIÓN DE CUMPLIMIENTO

Implementación de un Sistema de Gestión de Cumplimiento de las obligaciones legales, penales, regulatorias y compromisos internos y externos asumidos por la organización

Prevención, detección y mitigación de los riesgos en los procesos operativos y de negocios de los clientes, para evitar responsabilidades legales, penales y económicas o posibles impactos en su reputación

Cultura ÉTICA

MEJORA CONTINUA Y ACOMPAÑAMIENTO

Proveer de lineamientos y formación para el desarrollo de un compromiso hacia el cumplimiento, por parte de los directivos, administradores y trabajadores de la empresa

Desarrollo de mecanismos de evaluación y actualización, para la mejora continua del Sistema y acompañamiento periódico al cliente en su seguimiento